TICAL utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia web posible.

Al continuar y utilizar este sitio, usted acepta que podamos almacenar y acceder a las cookies en su dispositivo. Asegúrese de haber leído la Política de Cookies. Saber más

Acepto

Ernesto Chinkes: ¿Por qué se debe recorrer la ruta digital hacia la Universidad inteligente?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Creo que recorrer dicha ruta es hoy una obligación para todas las instituciones de educación superior. Por suerte, el final del camino no está fijado, y cada universidad podrá decidir a dónde quiere llegar, y cómo y por dónde debe transitar.

La era digital viene permeando tan fuertemente en todos los ámbitos, que me ahorra la necesidad de abundar en detalles. Es evidente la irrupción de las tecnologías en diversos espacios y actividades, y cómo viene reformulando modelos en la sociedad, la economía, la política, la recreación, las relaciones humanas, los negocios, y, por supuesto, la forma en que se genera, difunde y gestiona el conocimiento.

Las universidades han sido por siglos las principales referentes en el área del conocimiento. El faro que iluminó a sus respectivas sociedades. Es claro que, en la actualidad, siguen teniendo un rol relevante, pero dentro de un ecosistema que viene sumando aceleradamente nuevos actores, que aportan desde enciclopedias en línea, portales de noticas, plataformas de videos, de documentales y películas, de cursos en línea, Blogs, libros digitales, buscadores, asistentes virtuales, etc. Algunas de estas plataformas tecnológicas están impulsadas por organizaciones sin fines de lucro o empresas que son las que generan y difunden contenidos; y en otros casos, sólo proveen la plataforma con el objetivo de evitar intermediarios, y conectan directamente a los que generan y/o difunden el conocimiento con quienes quieren aprenderlo. Todas ellas están pensadas para maximizar la experiencia del usuario  en la era digital, y ello implica brindar un servicio de alta calidad no solo en la generación y difusión del conocimiento, sino en todas las tareas administrativas y de apoyo.

Las universidades pueden ser actores pasivos de este fenómeno, donde sus miembros son  usuarios de herramientas y dinámicas que el ecosistema va habilitando, y es probable que pierdan importancia relativa frente a otros actores el ecosistema. También, pueden ser partícipes activos en la construcción de esta era, y aprovechar los beneficios que ella provee para construir una universidad inteligente.

¿Qué quiero decir con esto? Cuando nos referimos a una persona inteligente pensamos en sus “capacidades”, como las de entender, comprender y resolver problemas.  Hablar de una universidad inteligente, debería referirnos también a pensar en sus “capacidades”.

Es la capacidad de aprovechar los recursos de la forma más eficaz y eficiente que sea posible, para hacer más con menos y generar, además, servicios con una experiencia de uso de alto desempeño.  Pero es también, y quizás más importante, la capacidad de aprovechar las capacidades de cada uno de los miembros de su comunidad universitaria (estudiantes, docentes, investigadores, funcionarios, graduados, y la sociedad que se relaciona con ella) para que todos juntos generen mucho más de lo que podrían hacer en forma individual. Es decir, que el todo sea más que la suma de sus partes. De esa forma las universidades serán mucho más que un intermediador entre los que tienen el conocimiento y los que quieren recibirlo, será un ámbito donde se potencia sinérgicamente la generación y la difusión del conocimiento.

 ¿Cuál es la ruta entonces? Creo que pasa por proveerles a los miembros de su comunidad las mejores herramientas disponibles para la generación, almacenamiento, intercambio, y distribución del conocimiento, así como servicios de alta calidad para realizar y obtener muchas  funciones de apoyo a la hora de transitar la rica y variada vida universitaria; y también generar los canales que logren las sinergias entre todos sus miembros. En ello la era digital nos aporta enormes posibilidades.

El desafío es enorme, ya que todo esto sucede en un mundo incierto, cambiante, globalizado, extremadamente complejo y lleno de tensiones; y es por ello que la colaboración entre las instituciones es fundamental para recorrer el mejor camino. Espero que muchas universidades puedan compartir con nosotros, en TICAL 2020, algunas de sus experiencias sobre la ruta digital que están emprendiendo y que ello enriquezca luego el camino propio. Estoy seguro que así será.

Ernesto Chinkes

Presidente Honorario de la Conferencia TICAL. Profesor de la Universidad de Buenos Aires  (Argentina). Autor de libros y publicaciones nacionales e internacionales. Se desempeña como consultor internacional en temas de Estrategia TI y Transformación digital para universidades. Coordinador para Latinoamérica de Metared (Fundación Universia). Asesor en transformación digital de la Organización Universitaria Interamericana (OUI). Fue durante 10 años el Coordinador General de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Universidad de Buenos Aires.

ORGANIZAN

Verificando conexión a Redes Académicas ...

Contacto

RedCLARA_Comunica@redclara.net


Avda. Apoquindo 2930, Las Condes
Cowork Latam, oficina RedCLARA
Santiago, Chile.

Rambla República de México 6125
Montevideo 11400, Uruguay.

© Copyright 2017 . All Rights Reserved Spectrum Template by JoomShaper